Fantasmas

Creo en fantasmas.
De esos fantasmas a los que te aferras, y nunca dejas ir.

Fantasmas que respiran frío en tu nuca.
Fantasmas que te abrazan y te dicen que nada está bien.

Los que ven tu dolor reflejada en la luna,
los que ven la luna reflejada en tu dolor.

De esos fantasmas que solías conocer, pero siempre te siguen.

Fantasmas que escuchan hablar a la oscuridad.
Fantasmas que te prometen que alguna vez viviste.

Los que ves cuando cierras los ojos,
los ojos que ves cuando cierras la mirada.

De esos fantasmas que se casan contigo, pero nunca están.

Fantasmas que hacen rechinar tus huellas.
Fantasmas que adormecen tus labios.

Los que se pierden en tu consciencia,
los que te hacen perder la consciencia.

De esos fantasmas que anhelas, y cicatrizas su memoria.

Fantasmas que te susurraban junto a la madrugada.
Fantasmas que danzan hasta convertirse en porcelana.

Los que gritan estambre y grietas,
los que lloran cuervos y lombrices.

De esos fantasmas que, al morir, entierras tu corazón al lado del de ellos.
Creo en fantasmas que no creen en mí.